5 consejos para protegerte

Nuestras relaciones no siempre son color de rosa. De hecho, hay conflictos y, a veces, palabras hirientes se dicen. A veces se escapan, a veces se dicen con toda conciencia. Pero eso no cambia el hecho de que duelen. Entonces, ¿qué puedes hacer para protegerte de las críticas y las palabras hirientes? Aquí hay 5 consejos.

1 – No finjas que todo está bien después de palabras hirientes

Cuando se nos dirige con palabras hirientes, muchas veces tenemos el reflejo de decirnos a nosotros mismos: “Vamos, no es nada. La persona no se refería a ellos. No vamos a cuestionar todo. »

En primer lugar, es nuestro lado «demasiado amable» lo que nos empuja a actuar como si todo estuviera bien. De hecho, encontramos excusas el uno para el otro a toda costaporque no querríamos ponerlo en una situación incómoda.

Luego también está nuestro miedo que nos empuja a fingir que todo está bien. En efecto, tenemos miedo de ir uno frente al otro y para comunicar sobre las palabras hirientes que se han dicho. Miedo de escuchar ciertas cosas.

Y, luego, a veces, hay una parte de pereza. No queremos perder el tiempo escuchando explicaciones. Así que nos encogemos de hombros y pretendemos que no pasó nada.

A menos que quedan palabras hirientes. El daño que hacen nunca desaparece. es un veneno

Y, cuando pretendemos que todo está bien, este veneno viene a mordisquear nuestra seguridad y autoestima. Viene a hacernos dudar de nosotros mismos y de todos.

Es por eso que fingir es una muy mala idea. Por el contrario, es fundamental volver a las palabras hirientes.

En primer lugar, en relación con uno mismo: “¿Cómo me siento con estas palabras hirientes? ¿Qué está pasando dentro de mí? »

Luego, en relación con la otra persona y la relación: “¿Qué significaban tus palabras hirientes? Por qué ? ¿Qué querías expresar realmente? »

RECOMENDAMOS:   ¿Cómo perdonamos a las personas que nos han lastimado? 6 consejos

Dicho esto, es cierto que ir al otro es difícil. Entonces, primero, regrese a las palabras hirientes sobre usted, luego pasemos a los otros consejos.

2 – Dar un paso al costado para no dramatizar tampoco

La mayoría de las palabras hirientes que escucharemos a lo largo de nuestra vida no serán pensadas, sopesadas, conscientes.

Estas serán palabras desafortunadas, dichas con ira, miedo o tristeza.

Serán palabras dichas para protegernos o para empujarnos para que la relación tome un nuevo rumbo.

De hecho, debe entenderse que todos, no hemos aprendido a comunicarnos bien.

Ya ni siquiera sabemos entendernos, hablarnos bien y expresarnos bien.

Entonces, ¿por qué nos afectan tanto las palabras hirientes que se dicen por pura torpeza?

Por eso te invito de todo corazón a tampoco dramatizar ciertas palabras hirientes.

Al contrario, tómate el tiempo para respirar y ganar altura.

Para eso, vuelve a la persona que dijo estas palabras. Quién es ella ? ¿Cuánto tiempo que la conoce? ¿Cuáles son sus principales cualidades? ¿Qué es lo que más te gusta de ella?

Luego pregúntate si realmente crees que sus palabras hirientes fueron torpes o no.

En efecto, no te dejes cegar por el dolor, luego por tu ego.

Eso sí, no dejes que tu orgullo herido te haga dudar de una persona, de una relación, por unas palabras.

3 – Recuerda tu valor personal para recuperar la autoestima

De hecho, lo que más duele de las letras hirientes es que dañan la autoestima.

De hecho, cuando alguien nos dice algo que nos lastima, especialmente cuando ese alguien está cerca, comenzamos a dudar de nuestro propio valor.

Porque alguien nos dice unas palabras incómodas, unas palabras de enfado, de frustración o de pena, nos cuestionamos completamente.

Es terrible cuando lo piensas.

¿No sabes quién eres? ¿No eres consciente de tu valor personal?

Entonces, ¿por qué dejas que las palabras, unas pocas palabras, te afecten tanto y te depriman?

RECOMENDAMOS:   Cómo escribir un diario: 5 trucos mágicos

De hecho, si te duele tanto es porque has olvidado tu valor personal, tus cualidades, tu historia, tus sueños y tus esperanzas.

Por lo tanto, después de las palabras hirientes, vuelve a ti mismo y recuerda tu valor.

Para ello, es muy sencillo: haz una lista de tus cualidades, haz una lista de todo lo que has superado en tu vida, lo que has logrado y las pruebas por las que has pasado.

4 – Tomar una decisión sobre el futuro de la relación después de palabras hirientes

Ahora es el momento de hacer una elección. Porque, sí, todo en tu vida resulta de tus elecciones.

Entonces, después de las palabras hirientes, eres libre de elegir qué hacer con tu relación con esta persona.

Pero sepa que tendrá cosas que hacer, sea cual sea su elección. De hecho, no esperes a que caiga del cielo.

Por lo tanto, si decides continuar con la relación, deberás repasar las palabras hirientes con la otra persona. No diseccionar todo, sino ya expresar tus sentimientos y preguntar por los sentimientos del otro.

Si el otro desea dar más explicaciones y usted acepta, explíquese usted mismo. Pero, no es necesariamente obligatorio.

No finjas que no pasó nada. Porque de lo contrario, guardarás veneno dentro de ti y el otro también.

Y si decides no continuar con la relación, tendrás que ser claro.

Porque nos pasa, después de ser heridos, continuar la relación queriendo terminarla.

Entonces, cada vez damos menos noticias, pero damos igual, porque nos obligamos a hacerlo. Y el otro no entiende bien las señales mixtas. Y, ¿qué pasará? Habrá otras palabras hirientes que se dirán.

Así que sé claro y sigue adelante.

5 – Aprende a ser menos dependiente de los demás

Si muchas palabras te lastiman, y lo han hecho durante un tiempo, es muy posible que necesites ser menos dependiente, dependiente de los demás. Su opinión sobre ti, en particular.

RECOMENDAMOS:   4 poderosos consejos para conseguirlo

Y, para eso, necesitas volver a ti mismo.

De hecho, es posible que busques a toda costa el amor de los demás, un amor perfecto.

El problema es que las demás personas no son perfectas, y tampoco lo es el amor que nos brindan.

Y, por tanto, casi se podría decir que es normal que en un momento u otro de la relación se digan palabras hirientes.

Y si no puedes concebir eso, es porque tus expectativas de los demás son demasiado altasdemasiado pesado incluso.

Entonces, ¿cómo evitar esto?

Para eso, necesitas aprender a amarte a ti mismo y a tener confianza en ti mismo.

Porque no es para que los demás nunca duden de ti. Depende de ti nunca dudar de ti mismo.

¿Ves la diferencia? ¿Ves lo que esto podría cambiar en tu vida?

Más información sobre las relaciones zen

Te invito a leer estos 2 artículos complementarios:

Además, te recomiendo estos 2 libros inspiradores sobre el tema:

  • La voz del saber de Don Miguel Ruiz. Me enamoré de este libro espiritual. El autor nos enseña a vivir más libres y felices entre los demás. De hecho, nos ayuda a recuperar nuestro lugar y se siente muy bien. Por eso lo recomiendo de todo corazón.

  • Reúnase en el Café de la Felicidad de Lucy Diamond. Me enamoré de esta novela para sentirse bien. Esta es la historia de una joven que recibe muchas palabras hirientes de su familia y de su novio. Pero, un día, decide no escucharlos más. ¡Recomiendo de todo corazón este libro que te hará mucho bien!

Muchas gracias por leer este artículo.

Si te ha gustado, dímelo en los comentarios.

Cuidate.

Botón Tiffany

Formadora en felicidad y creadora del blog “©Du bonheur et des livres”.

Enseño cómo ser feliz en la vida a través de artículos, videos de Youtube, libros electrónicos, capacitación y entrenamiento en línea.

Si te ha gustado, puedes compartir 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.