6 errores que todos cometemos y cómo deshacernos de ellos

Soy desgraciado, infeliz es una observación difícil de hacer y, sin embargo, beneficiosa. De hecho, cuando ponemos palabras a nuestro malestar, cuando realmente tomamos conciencia de él, solo entonces podemos cambiar las cosas. Y, para cambiar las cosas, es fundamental comprender los errores cometidos en el pasado para no volver a repetirlos. Por eso te comparto los 6 errores que todos cometemos y cómo deshacernos de ellos.

1 – Soy infeliz: comparándome con los demás

Si hay algo que no le gusta a la felicidad es la comparación con los demás. Con los que más tienen. Con los que parecen ser mejores que nosotros.

Y sin embargo, está anclado en nosotros. Es más, con las redes sociales desde hace unos años, cada vez es peor.

Efectivamente, desde nuestro sofá podemos compararnos durante horas con los demás, acentuando así nuestra sensación de malestar.

¿Por qué nos comparamos?

Sencillamente, porque hemos aprendido a hacer esto. En casa, nuestros padres nos comparaban con hermanos y hermanas o con nuestros amigos. Y, en la escuela, nos comparaban con el sistema de calificaciones: “Eres mejor que él y peor que él”.

Y, es permanecer anclado en nosotros, esta necesidad de saber si somos más o si tenemos más que los demás. Esta necesidad de ser tranquilizado.

Pero de nuevo, estamos cometiendo un error. Porque en lugar de compararnos con los que tienen menos que nosotros y los que parecen ser menos que nosotros, siempre nos comparamos con los que tienen más y que parecen ser mejores que nosotros.

Y es por eso que muchos de nosotros nos decimos “soy infeliz, infeliz”.

Entonces, ¿cómo salir de eso?

Deja de compararte con peor o mejor. Para eso.

Regresar a ti. Repite una y otra vez, incluso miles de veces: “Soy una persona maravillosa, maravillosa. Me amo y me acepto como soy. »

Porque el secreto de la felicidad es amarte a ti mismo. Con todo su corazón. Sin condiciones.

Recuerda que todo comienza con el amor que te tienes a ti mismo.

2 – Tener miedo a la mirada y al juicio

El error de caer en el miedo a la mirada y al juicio de los demás es terrible. Y, si somos completamente honestos con nosotros mismos, ¡todos lo sufrimos!

Y, eso es normal.

En efecto, tener miedo de la mirada y del juicio, tener miedo de ser rechazado es un miedo que está anclado en nosotros desde los primeros hombres.

Porque ser rechazado es estar solo y en ese momento estar solo significaba la muerte.

RECOMENDAMOS:   6 consejos para vivir más zen

Hoy podemos sobrevivir solos, porque ya no necesitamos cazar en grupo, sin embargo, estar solos es muy difícil de vivir.

Por eso este miedo siempre está muy presente.

Desafortunadamente, hoy en día, nos empuja a desperdiciar nuestras vidas.

De hecho, en los primeros hombres, este miedo simplemente invitaba a los individuos a tener el comportamiento correcto en un grupo: no matar al prójimo, no robar…

Pero, hoy, llegamos a tener miedo de no llevar la indumentaria adecuada, de no ser guapos/hermosos, lo suficientemente inteligentes… Lo que nos lleva a repetirnos: “soy infeliz, infeliz”.

Infeliz de tener miedo de todo y de todos, infeliz de no poder tomar decisiones con facilidad y de no poder ser yo mismo.

¿Qué pasaría si dejáramos de cometer este error? Como hacer ?

Para eso, no hay milagro, porque no son los demás los que te autorizarán a ser tú mismo, es más, eres sólo tú quien tiene ese poder.

Tómalo !

Para ayudarte, te invito a que te repitas: “Estoy aquí para ser yo. Para encarnar lo que realmente soy. Soy diferente, como todos aquí en la tierra. Tengo derecho a ser diferente y tengo derecho a ser yo. »

3 – Soy infeliz: refrito del pasado

¿Tiendes a pensar en tu pasado? ¿Para decirte: “Esto y aquello me pasó a mí”?

Luego, inconscientemente para continuar con: “por eso soy infeliz, infeliz”.

Porque muchas veces cometemos el error de repasar nuestro pasado, lo peor de nuestro pasado y eso arruina nuestro presente, peor aún, puede arruinar toda nuestra vida.

En pocas palabras, este error es terrible y muchos de nosotros caemos en él todos los días.

Entonces, ¿cómo te deshaces de él?

Los invito, en primer lugar, a darse cuenta de que el pasado ha terminado. Además, tu pasado no define la persona que eres hoy.

De hecho, esta prueba que experimentaste, fuiste tú del pasado quien la recibió. En otras palabras, tu tú de hoy no está preocupado.

Es por eso que, en este momento presente, tienes una opción: hacer de esta prueba del pasado una enseñanza del presente para convertirte en una persona más fuerte, más valiente y más humilde o una excusa para ser una persona infeliz.

¿Qué eliges? Esta elección es tuya.

Entonces, es posible que a tu pesar, tus pensamientos te devuelvan regularmente a ese pasado que te hace sufrir. Es normal. Los pensamientos son automáticos, no puedes evitarlo, no puedes controlarlos.

No obstante, puedes silenciarlos tantas veces como sea necesario.

Por lo tanto, cuando escuche pensamientos que repasan su pasado, deténgase. Algunos segundos. Respira conscientemente. Escucha lo que sucede a tu alrededor, huele los olores, mira a tu alrededor con curiosidad.

RECOMENDAMOS:   ¿Qué hacer cuando eres flojo? 6 poderosos consejos

De hecho, Concéntrate en tus 5 sentidos para sumergirte intensamente en el momento presente y así despegarte del curso de tus pensamientos.

Este es un ejercicio para repetir tan pronto como te detengas en el pasado.

4 – Perder la esperanza en la vida

A veces la vida nos golpea fuerte en la cabeza y muchas veces incluso. Así es como somos tentados a perder la esperanza en la vida.

Ya no creemos en él, ya no tenemos confianza. Nos decimos a nosotros mismos “Soy infeliz, infeliz y siempre lo seré”.

Pero si estás leyendo este artículo es porque hay algo muy dentro de ti que no cree lo que te dices a ti mismo, algo que no pierde la esperanza y nunca perderá la esperanza. Quién es ? es tu corazón

De hecho, es tu mente la que te hace perder la esperanza. Y más precisamente, es tu ego. Está molesto, decepcionado de la vida.. Se dijo a sí mismo: “¿Cómo se atreve la vida a lastimarme tanto? Y se rebela y prefiere enfurruñarse antes que continuar.

Pero, el corazón le comprende la vida. La vida es una maestra. miEn efecto, ella nos enseña a ser más fuertes, pero también más humildes.

Porque, no controlamos nada en la vida, nunca estamos a salvo. Es así para todos.

Por eso no dejes que tu ego te saque del juego. Y, más bien, haz equipo con tu corazón que te tranquilizará: “Mañana será otro día, ya verás. Puede tomar un poco de tiempo, pero estará bien. Mientras tanto, aquí estoy, siempre estaré aquí. »

Dicho de otro modo, Nunca te aferres a los caprichos de la vida que te lastiman. Acéptalas como parte de tu vida, como etapas, como enseñanzas. Luego, ábrete a algo más, a continuación.

5 – Victimízate

A veces nos perdemos en relaciones que nos hacen daño, que nos resultan tóxicas.

Porque entregamos nuestro poder a los demás y ya no sabemos cómo recuperarlo.

De hecho, sucedió porque en algún momento de nuestras vidas fuimos cegados por la belleza, el poder y el resplandor de otras personas y olvidamos que nosotros también somos belleza, poder y resplandor.

Dicho de otro modo, por haber mirado demasiado a los demás, por haberles prestado demasiada atención, nos hemos olvidado por completo de nosotros mismos.

Pero, no es irremediable.

De hecho, en cada momento, tienes el poder de volver a ti.

Porque no eres víctima de nadie. Nunca !

Por eso, si en este momento te sientes infeliz, infeliz en alguna de tus relaciones, levántate. Recupera tu poder.

Di ¡ALTO! Toma algo de distancia. Pida ayuda si la necesita.

Pero, no te quedes donde no te sientes bien.

No eres una víctima, eres poderoso.

RECOMENDAMOS:   5 errores para no volver a cometer

6 – Soy infeliz: nunca cambies nada en tu vida

Es normal despertarse una mañana y pensar: «No me gusta mi vida como es hoy».

De hecho, no siempre lo notamos, pero cambiamos. Constantemente.

Nuestros gustos, nuestros deseos, nuestros sueños cambian.

Es por eso que no podemos seguir viviendo vidas en las que siempre hacemos todo de la manera en que lo hacemos todo el tiempo.

Dicho de otro modo, no seas prisionero de tus hábitos. Y, permítete cambiarlo regularmente.

Para su diversión. Para explorar cosas nuevas. Para probar cosas.

Tú cambias. Tu vida cambia. Es normal.

Es por eso que Si últimamente te has estado repitiendo a ti mismo “soy infeliz, infeliz”, te invito de todo corazón a revisar tu estilo de vida.

¿Haces lo que haces día tras día, porque te gusta lo que haces, porque te da placer o porque crees que es lo que debes hacer, que es así y no de otra manera?

En otras palabras, ¿haces cosas para ser feliz, feliz tú mismo o haces las cosas en piloto automático, sin preguntarte qué te aporta o qué te impulsa a hacer estas cosas?

Recuerda, tu felicidad debe estar en el centro de tu vida, en el corazón de tus preocupaciones diarias.

Invítalo a todas partes.

Para ello, recupera la conciencia en el más pequeño de tus gestos cotidianos y ponle felicidad.

Por ejemplo: cuando te duchas, cuando te preparas para comer, en el trabajo, en tus relaciones… En otras palabras, ¡en todas partes y todo el tiempo!

Aprende más para ser más feliz

Te invito de todo corazón a leer este artículo:

Además, te recomiendo estos 2 libros inspiradores sobre el tema:

  • Dilo por fin de Agnès Ledig. Una novela conmovedora en la que conocemos a varios personajes que intentan salir adelante en la vida. Todos viven en el pasado a su manera y tratan de ser felices de alguna manera. El protagonista cuestiona todo: su pareja, su trabajo y se da cuenta de que ha sido infeliz en su vida durante demasiado tiempo. Y está decidido a recomponer su vida. Recomiendo este libro de todo corazón, porque te invitará a cuestionarte sobre tu propia vida y sobre las opciones que tienes en este momento para dejar de ser infeliz, infeliz.

Muchas gracias por leer este artículo.

Si te ha gustado, dímelo en los comentarios.

Cuidate.

Botón Tiffany

Formadora en felicidad y creadora del blog “©Du bonheur et des livres”.

Enseño cómo ser feliz en la vida a través de artículos, videos de Youtube, libros electrónicos, capacitación y entrenamiento en línea.

Si te ha gustado, puedes compartir 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.