El poder de la aceptación de Lise Bourbeau

El poder de la aceptación de Lise Bourbeau: resumen del libro

Lise Bourbeau, en su libro “El poder de la aceptación”, nos invita a vivir una vida más serena. De hecho, pasamos mucho tiempo criticando, ya sea a nosotros mismos o a los demás. Entonces, en vez de vivir en paz con nosotros mismos y con los demás, vivimos en conflicto permanente. Por eso, comparto contigo los 7 mejores consejos de este libro para aprender a aceptarte a ti mismo y a los demás.

 

El poder de aceptación, el resumen.

Hoy estoy haciendo el resumen del libro. El poder de la aceptación de Lise Bourbeau.

Este libro sigue a su primer libro. Las 5 heridas que te impiden ser tú mismo. Por lo tanto, es esencial leer este primer libro antes de leer este.

Me encantó este libro. De hecho, se lee muy fácilmente, porque está escrito en forma de diálogo.

De hecho, seguimos la historia de una pareja, sus hijos, las tías, la exmujer… Los vamos conociendo uno tras otro. Algunos más que otros. Nos apegamos a ellos, sus palabras y sus historias resuenan en nosotros.

Toda esta gente se reúne en la oficina de Lise Bourbeau. Les escucha, les acompaña, les aconseja… ¡Es simplemente fascinante!

Os recomiendo de todo corazón este libro, porque es una guía preciosa para hacer la paz, la paz con uno mismo y la paz con los que nos rodean. Nos entendemos mejor a nosotros mismos y entendemos mejor a los demás. De hecho, salimos de este libro con más compasión y ¡puede transformar toda nuestra vida!

1 – Dejar de verse como víctimas

Cuando nos sucede una situación desagradable, tenemos varias opciones disponibles. A veces elegiremos lamentarnos y quejarnos. A veces ni siquiera somos conscientes de ello. Decimos: “Tengo mucha mala suerte. ¿Por qué me pasa esto todo el tiempo? »

Lise Bourbeau, en su libro “El poder de la aceptación”, es muy claro en este tema. Cuando nos quejamos sin intentar encontrar una solución, no estamos haciendo una observación, estamos haciendo nuestra víctima.

Este comportamiento de víctima se explica por nuestra herida de abandono. Así que no tiene sentido juzgarnos o criticarnos por nuestro comportamiento. Tenemos una herida que sanar y por fin somos conscientes de ello.

“La vida es maravillosa, está constantemente ocupada llamando nuestra atención sobre todo lo que nos impide ser felices. »

En otras palabras, aceptarse es ante todo tomar conciencia de todos los momentos en los que tendemos a posicionarnos como víctimas. No juzgarnos a nosotros mismos, simplemente cambiar nuestro comportamiento. Sí, en vez de quejarnos, ¡busquemos una solución!

 

2 – El poder de la aceptación: cambiando tu discurso

Lise Bourbeau, en su libro «El poder de la aceptación», explica que tomar conciencia de nuestras heridas a sanar no es suficiente porque, para transformar nuestras vidas, necesitamos saber lo que queremos.

En efecto, si basamos nuestra vida en lo que no queremos, la basamos en nuestros miedos. Por ejemplo, si sufrimos la herida del abandono. Diremos: “Ya no quiero estar solo. quiero conocer a alguien »

RECOMENDAMOS:   Tómese el tiempo para vivir: 10 dulces hábitos

No puede funcionar porque estamos haciendo que nuestra vida dependa de otra persona.

Pero entonces, ¿cómo sabemos lo que queremos?

Lise Bourbeau sugiere en la situación en la que nos sentimos solos:

  • aprender a sentirnos bien aunque estemos solos
  • ser más positivo en la vida en lugar de sentirse víctima de ella
  • encontrar una pasión que nos traiga alegría

Estas propuestas solo dependen de nosotros, y no de la presencia de otra persona a nuestro lado, y es así como podemos transformar verdaderamente nuestra vida.

3 – Aceptar que somos lo que no queremos ser

Lise Bourbeau, en su libro “El poder de la aceptación” nos dice esto:

“No podemos llegar a ser lo que queremos ser mientras no hayamos aceptado ser lo que no queremos ser”

En efecto, la aceptación es un paso esencial en nuestra transformación. Además, antes de que podamos aceptar a los demás como son, debemos aprender a aceptarnos a nosotros mismos como somos.

Cuando no aceptamos algo, ya sea en el otro o en nosotros mismos, actuamos en reacción a esa cosa. No quiero ser así, así que soy así.

Al actuar en reacción, no estamos aceptando. Somos prisioneros y la ira o la frustración que sentimos hará que juzguemos a los demás ya nosotros mismos.

Aceptar a los demás no es la parte más difícil, aceptarnos a nosotros mismos sí lo es.. Por qué ? Porque creemos que debemos y podemos controlarnos a nosotros mismos, en función de lo que nos parezca correcto e incorrecto.

Lise Bourbeau piensa que el bien y el mal no existen, siempre y cuando nuestra intención no sea lastimar intencionalmente a los demás.

En efecto, podemos darnos el derecho de ser lo que no queremos ser. Recordemos que tenemos heridas que sanar y solo nos estamos protegiendo del sufrimiento. Entonces, dejemos de juzgarnos y sanemos poco a poco. ¡Y eso pasa por la autoaceptación, la aceptación total!

“Aceptarnos significa que nos permitimos ser lo que no queremos ser, que a la otra persona tal vez no le guste mi forma de actuar y se sienta herida por nuestro comportamiento, pero que así sea por el momento. »

 

4 – Mira lo que hay detrás de nuestros reproches y acusaciones

Lise Bourbeau, en su libro «El poder de la aceptación», nos invita a escuchar los reproches y acusaciones que hacemos a los demás. Escuchemos bien y si es necesario, incluso podemos escribirlos:

  • Creo que eres injusto cuando…
  • Me siento herido cuando…
  • Te tengo miedo…
  • Me temo que tengo que… si tú…

Una vez que tenemos en mente los reproches y las acusaciones, podemos pensar en cuándo es probable que esas mismas personas que nos rodean digan lo mismo de nosotros.

Si nuestra relación es lo suficientemente buena, podemos hablar de ello directamente con estas personas. Quienes nos rodean nos escucharán y nos ayudarán a conocernos mejor, siempre que no se sientan juzgados o criticados. Expliquemos bien nuestro planteamiento, no es un ajuste de cuentas, todo lo contrario.

RECOMENDAMOS:   Acepta lo que no puedes cambiar: 5 dulces consejos

Uno se pregunta : “¿Cuál es la relación entre las acusaciones que traigo a los demás y yo? »

Lise Bourbeau lo llama la técnica del espejo.

“En realidad, cada vez que acusamos a una persona, nos muestra que nos estamos acusando de lo mismo, o que nos estaríamos acusando si nos comportáramos de la misma manera. »

Es por eso que, los que nos rodean pueden ayudarnos en nuestra transformación. Lo que uno atrae de ellos es lo que uno hace para sí mismo.

Si evitamos ser así, atraeremos a la gente así. Si nos criticamos a nosotros mismos por un comportamiento, los demás nos criticarán por ese mismo comportamiento.

En otras palabras, para aceptar a los demás, comprender que nuestras acusaciones solo nos conciernen a nosotros. De hecho, somos nosotros los que nos prohibimos ser como les reprochamos ser.

5 – El poder de la aceptación: deja de tener miedo por los demás

“En realidad, nunca tenemos miedo por los demás, sino por nosotros mismos. »

Cuando sientes miedo por los demás, es completamente normal. Los amamos y queremos lo mejor para ellos. Lamentablemente, al reaccionar así, los demás no ven el amor en nuestra forma de actuar, sino que somos injustos, que no confiamos en ellos…

El verdadero problema del miedo que tenemos por los demás es el miedo que despierta en nosotros.

Una vez más, quienes nos rodean están ahí para ayudarnos en nuestra transformación. Atraeremos hacia nosotros personas que agiten nuestros miedos para que finalmente tomemos conciencia de ellos y los curemos.

En efecto, cuando tenemos miedo por alguien, detengámonos un momento a hacernos esta pregunta: «Si sucede lo que temo, ¿cómo I sentiría? »

En otras palabras, para aceptar a los demás, es fundamental dejar de proyectar nuestros miedos sobre ellos.

 

6 – Redefiniendo el egoísmo

Lise Bourbeau, en su libro El poder de la aceptación, explica algo muy interesante: el egoísmo. A menudo nos hacemos una idea equivocada.

Cuando acusamos a alguien de ser egoísta, es porque nosotros también podemos serlo en algún momento. Acusamos al otro de lo que nos acusamos a nosotros mismos.

“Ser egoísta es querer que el otro se ocupe de nuestras necesidades antes que de las suyas; es tomar para uno mismo en detrimento del otro; es creer que los demás son los responsables de nuestra felicidad. Y, entonces, es lo opuesto al amor verdadero. »

Lise Bourbeau con esta definición de egoísmo explica que tan a menudo cuando llamamos egoísta al otro, somos nosotros.

“No preparaste la comida cuando terminaste antes”: Privamos a la persona de su tiempo de descanso para satisfacer nuestro deseo.

RECOMENDAMOS:   5 hábitos que poner en marcha para aprender

Mientras tengamos expectativas del otro, seremos egoístas. Nuestro entorno no tiene por qué satisfacer nuestras necesidades. Pueden rechazar nuestras solicitudes.

El autor va más allá y nos invita a hacer la diferencia entre las palabras: amar y agradar.

  • No es porque una persona me rechace algo y no me haga feliz, que no me quiere.
  • Y, por supuesto, lo contrario también es cierto. No tenemos que complacer cumpliendo las expectativas de todos todo el tiempo para ser amados.

 

7 – Deja de querer controlarlo todo

Cuando queremos algo y no lo conseguimos, nos sentimos tristes. Cuando queremos controlar nuestra vida, corremos el riesgo de decepcionarnos y perder la alegría de vivir.

Lise Bourbeau, en su libro “El poder de la aceptación” nos invita a soltar.

«Dejar ir no significa no querer algo más. Más bien, significa estar bien incluso si no tiene el resultado deseado. »

Soltar es posible si aceptamos las cosas. Aceptar las cosas es posible cuando comprendemos que no tenemos control sobre las cosas que no dependen de nosotros, y que es peligroso para nuestro bienestar desearlas.

Si nuestra intención es encontrar pareja, pero yo acepto no tenerla. Si queremos, pase lo que pase, sentirnos bien solos, entonces dejamos de querer controlar nuestra vida y nos soltamos.

Recordemos que nuestra felicidad ya no depende de nuestra situación sino de lo que sucede dentro de nosotros.

 

Más información sobre cómo tener mejores relaciones

Te invito a leer estos 2 artículos complementarios:

  • Descubrir la rutina mágica para amarte un poco más cada día haciendo clic aquí.
  • Descubrir los 3 pasos para vivir en paz con los demás haciendo clic aquí.

Te ofrezco estos 2 libros inspiradores sobre el tema:

  • Ubuntu – Yo soy porque tú eres por Mungi Ngomane. Un libro colorido, lleno de una alegría de vivir contagiosa, en el que la nieta de Desmond Tutu (Premio Nobel de la Paz en 1984) comparte conmovedores testimonios de personas que han sabido perdonar y vivir en paz con los demás. Recomiendo de todo corazón este libro, porque es bueno para el corazón y el alma. Además, está lleno de ejercicios prácticos para ayudarnos a nosotros también a vivir mejor con nosotros mismos y con los demás.

  • Las 5 heridas que impiden ser uno mismo. Este libro ha contribuido a mi comprensión de aspectos relacionados con mi personalidad, mi cuerpo y mis relaciones. Pero no se trata solo de mí; también me ha permitido adentrarme en el mundo de las personas que me rodean. Comprender las diferentes situaciones que enfrentamos a diario ha fomentado en mí un sentido más profundo de compasión, tanto hacia mí mismo como hacia los demás. Este libro ha sido como una brújula que me ha guiado hacia una mejor comprensión de la complejidad humana y el valor de la empatía en nuestras vidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.