47 citas sobre ausente

Las 47 citas y pensamientos sobre ausentes. Si está buscando un proverbio, consulte nuestros mejores proverbios ausentes:

¡Qué triste es la habitación de un ausente! Lo vemos en todas partes sin encontrarlo en ninguna parte. Están sus zapatos debajo de la cama, su mesa aún amueblada, sus libros que leía antes de dormir, y yo que te besé, te toqué, te vi. ¿Qué es este mundo donde todo desaparece?

Eugenia de Guerin – Diario, 26 de enero de 1838.

Ausentismo: No sería humano enjuiciar a los padres que ya no pueden ponerse al día con sus hijos.

Philippe Bouvard- Mil y un pensamientos (2005)

Es especialmente en los círculos del mundo hermoso donde los ausentes siempre están equivocados; sólo se logra imponer el silencio a los calumniadores respondiendo a sus perversos comentarios con una frente impasible y un semblante seguro.

Vittorio Bersezio – Pensamientos Separados (1828-1900)

Hay una especie de cobardía en burlarse de los ausentes.

Víctor Cherbuliez – Pensamientos extraídos de sus obras (1913)

Dicen que los ausentes siempre se equivocan. Encuentro que a menudo tienen razón. ¡Cuántas personas parecen más amables de lejos que de cerca!

Víctor Cherbuliez – Pensamientos extraídos de sus obras (1913)

Es fácil hablar mal de los ausentes; y dejamos que se diga aún más fácilmente, porque no parecemos responsables.

Diana de Beausacq – Los pensamientos y máximas de la vida (1883)

Estar preocupado por alguien ausente es sufrir al azar; a todas las demás angustias se suma el temor de no tener el mayor temor en la hora del mayor peligro.

Diana de Beausacq – Los pensamientos y máximas de la vida (1883)

Hay tanta cobardía en condenar a un ausente como valor en formular un reproche en la cara; pero la cobardía es tan general que se acostumbra ocultar el desprecio sólo a quienes lo inspiran.

Diana de Beausacq – Los pensamientos y máximas de la vida (1883)

Ausente, no te dejo; todos tus discursos, los adivino. cuento tus cuidados y tus pasos; lo que sientes, me lo imagino.

Fabre d’Eglantine – Te quiero mucho (1780)

Siempre está presente, el que, aun ausente, puede vengarse.

Publio Siro – Oraciones y refranes – Iejem s. AV. J.-C.

El ausente cuya ausencia no notamos ha hecho bien en irse.

Ana Barratín – De ti a mí (1892)

Si me escondo, me buscan. Si aparezco, soy evitado. Así que tengo que hacer arreglos, donde sea que me encuentre, para parecer ausente.

Alberto Brie – La palabra del silencio (1978)

La conversación exige que estemos completamente presentes en ella; la mayoría de los hombres están ausentes de sí mismos.

André Maurois La charla (1964)

En política, pasamos la mayor parte de nuestro tiempo hablando de ausentes, a veces su presencia no cambia mucho.

daniel pennac El pequeño comerciante de prosa (1989)

Habla de tus amigos ausentes a los que están presentes para hacerles ver que no te olvidas de ellos mismos cuando están lejos de ti.

Isócrates – Consejos a los demonios – IVmi s. AV. J.-C.

El tacto es el mejor sustituto de una mente distraída.

Ana Barratín – Pensamientos en obras póstumas (1920)

La memoria muchas veces, al igual que la distancia, magnifica el objeto ausente en la óptica del corazón. Los amores separados reavivan su vigor en los dobles pesares de su doble existencia.

Luis Belmontet- Pensamientos poéticos, máximas y proverbios (1861)

La vida agrupa a los seres, pero si Dios está ausente, la secuencia de los días los separa.

Augusta Amiel-Lapeyre Pensamientos salvajes (1909)

Más rápido que los muertos, los ausentes desaparecen.

Augusta Amiel-Lapeyre Pensamientos salvajes (1909)

Admiro a los seres que defienden a los ausentes y que sólo quieren el bien con un desinterés personal y una calidez de corazón que son una de las formas más bellas de la caridad.

Henri-Frédéric Amiel – Diario, 12 de julio de 1872.

¿Cuál es el mayor error de una dama de honor? Ocupar el lugar de los seres soñados o ausentes.

Ana Barratín – En camino (1894)

Dicen que los ausentes se equivocan. — Sí, sin duda, se equivocan: se equivocan en temer constantemente, se equivocan en desconfiar del poder de la memoria, se equivocan en creer que la ausencia está en su contra y que la presencia real es la presencia real. Olvidar a alguien que está ahí es comprensible; incluso es concebible que tratemos de hacerlo a menudo; sino olvidar lo ausente, olvidar ese ser impalpable y conveniente que no resiste, que no lucha, que no ocupa ningún espacio, que sabe estar, según mi corazón, en todas partes o en ninguna, que se me aparece como quiero, que desaparece al oírla; Oh ! ausente, ¿cómo puedes creerlo posible? ¿No sientes que mi memoria de brazos largos te abraza de un extremo al otro del mundo? No te tengo, no estás, te extraño, eres mi deseo tal vez, ¡y crees que te han olvidado! – Vete pues a tu turno, y verás, – ¡Ya verás si de lejos nos olvidamos!

Pierre-Jules Stahl- El viaje de un estudiante (1861)

¡Cómo se siente el aislamiento, el desarraigo, en cuanto se necesita a la gente para algo! Siento esta melancolía del abandono, esta angustia de la soledad, este pesar por la salud y la independencia, que hacen suspirar al enfermo en su cuarto o en su sillón. Los amigos siempre están ausentes cuando los necesitamos… Todo huye: Dios permanece.

Henri-Frédéric Amiel – Diario, 5 de agosto de 1880.

Que no esté invitado no significa que esté ausente.

jacques lacan- Declaración a Francia-Cultura (1973)

Hay ausentes sin retorno. Borrado de la memoria del mundo.

Pascal Quignard – En la vez (2002)

El idiota ausente es el más angustioso de todos los idiotas. Porque lees sus chorradas en su ausencia, y te emociona; sin embargo, es difícil identificarlo objetivamente.

Frédéric Dard – Pensamientos de San-Antonio (1996)

La vida va demasiado rápido, es el ritmo que nos hace vivir. Nos debemos a nosotros mismos pensar en los ausentes glorificándolos, pero nos debemos mucho más a los vivos apoyándolos y haciéndolos vivir.

Francis Picabia- Escritos críticos (2005)

Los ausentes siempre se equivocan.

Botones – El obstáculo imprevisto, 29 de octubre de 1717.

El olvido para los ausentes es una ley inevitable; él también te olvidará.

Alphonse Karr – Bajo los tilos (1832)

Los presentes nos tratan muy bien, pero no ocurre lo mismo con los ausentes.

Françoise d’Aubigné Las máximas y los pensamientos (1719)

El elogio de los ausentes se hace sin halagos.

Jean Baptiste Gresset – Los malvados, III, 4 (1745)

Se está con el propio pasado como con el ausente; olvidamos lo que fuimos; todo lo que queda en la memoria es una caricatura, a la que uno evita mirar porque sólo restituye lo que fue ridículo, ultrajado, de lo que uno se avergüenza, que uno quiso borrar de la memoria.

Jean Dutourd- El viejo y Francia (1994)

Un hombre de honor no admite que uno pueda ultrajar a su amigo ausente.

Pierre-Claude-Victor Boiste – El diccionario universal (1843)

Si el amante está ausente, otro lo reemplaza.

Étienne Vigée – Las difíciles confesiones, 24 de febrero de 1783.

La ausencia debe ser compensada por la memoria: la memoria es el espejo en el que nos miramos al ausente.

Joseph Joubert- De las pasiones y afectos del alma, LV (1866)

El olvido de lo ausente, siempre es victorioso, o el ojo no lo es, ya no lo es también el corazón.

Luis Belmontet- Pensamientos poéticos, máximas y proverbios (1861)

El recuerdo de un ser ausente se enciende en la oscuridad del corazón; cuanto más tiempo ha desaparecido, más brilla.

Victor Hugo- Los Miserables (1862)

El mayor cansancio es estar ausente, sin interés por lo que estás haciendo.

Boris Vian – Teatro inédito (1970)

La escritura es el lenguaje de los ausentes.

Sigmund Freud – Malestar de la civilización, III (1929)

Ausente el hombre, la naturaleza es estéril.

William Blake- Las bodas del cielo y el infierno (1794)

Los ausentes se equivocan sólo en corazones ingratos y cobardes.

Jorge arena – Consuelo (1843)

Lucho siempre por los ausentes, por la causa vencida, por la verdad o la porción de verdad desatendida; es decir, busco completar cada tesis, dar una vuelta a cada problema, ver cada cosa desde todos los lados posibles.

Henri-Frédéric Amiel – Diario, 5 de septiembre de 1869.

Estar ausente es insultar.

Victor Hugo- El hombre que ríe (1869)

Escribir es hablar a los ausentes, a los que cada día se alejan un poco más.

Christian Bobin – Hombre desastre (1986)

Quien está ausente, todo mal teme o siente.

Miguel de Cervantes – El ingenioso hidalgo Don Quijote, I, 25 (1605)

El cariño de un ausente no es más que un perfume; ¡pero qué dulce y dulce es!

Jorge arena – Cartas de un viajero (1834)

Para el amante ausente, no hay sospecha que no lo persiga ni temor que no lo asedie.

Miguel de Cervantes – El ingenioso hidalgo Don Quijote (1605)

 

RECOMENDAMOS:   49 citas sobre apoyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.